Ir al contenido principal

El Deseo.


El Deseo.

Me rondaba por la mente desde hacía ya algún tiempo dedicar un pequeño espacio de este blog a un tema que siempre me ha producido cierta curiosidad y, porqué no decirlo, mucha fascinación: el deseo. Y mira tú por dónde, me he tropezado esta mañana con este párrafo de El alma está en el cerebro, de Eduard Punset, que me ha dejado absolutamente sorprendida, ya que, a pesar de no ser para nada lectora suya, debo reconocer que me ha calado y que estoy totalmente de acuerdo con él. Dice así:

 “El deseo nos saca de nosotros mismos, nos desubica, nos dispara y proyecta, nos vuelve excesivos, hace que vivamos en la improvisación, el desorden y el capricho, máximas expresiones de la libertad llevada al paroxismo.

El deseo reivindica la vida, el placer, la autorrealización, la libertad.

Unos planifican su vida, mientras que otros la viven al ritmo que les marca el deseo, el deseo de vivir y de hacerlo a su manera.

Por eso, sus autobiografías son más descriptivas que explicativas, pues sus vidas no tanto se deben a los resultados u objetivos cumplidos, sino al sentido inherente al mismo proceso de vivir. Y este proceso, de uno u otro modo, lo establece siempre el deseo. Si bien el deseo rebosa incertidumbre acerca del itinerario, a muchas personas les garantiza la seguridad en cuanto a los pasos dados. Bien entendido, el deseo no es una voz oscura, confusa y estúpida, sino que - en una persona madura - es luminosa, clara e inteligente.

Las emociones están en la base de los deseos, y de la inteligencia se dice que es emocional. Visto de este modo, el deseo se convierte en el portavoz de uno mismo”.

Espectacular la última frase, ¿verdad?: “El deseo se convierte en el portavoz de uno mismo”. Luego volveremos a esta idea, pero antes me gustaría que diéramos un repaso a lo que siempre hemos pensado y sabemos de ese sentimiento tan complejo como es el deseo…

Se dice de él que es “el anhelo de saciar un gusto”, la “agradabilidad” que conmueve nuestros sentidos. En definitiva, el deseo es la consecuencia final de una emoción que nace en nosotros inducida por algo que la provoca, ya sea material, personal, afectuoso… Cupiditas, palabra latina que os sonará por su semejanza con Cupido, ese diminuto angelito que iba por ahí cargado con un arco y una flecha envenenada de deseo, que no de amor…, es una palabra en latín que significa precisamente eso: deseo, ese sentimiento que motiva la voluntad de querer poseer aquello que se desea. Y, ya que a cada deseo le precede un sentimiento, podemos decir que, por ejemplo, al deseo sexual siempre le precede un sentimiento de atracción. Basta un ligero roce, una mirada, la letra de una canción, el sonido del mar, un aroma…, para que nuestro cuerpo se estremezca presa del deseo incontenible, a veces, de aquello que anhelamos tener, de aquello que anhelamos besar, tocar, abrazar, poseer. Por tanto, el deseo, sea del tipo que sea, y su satisfacción, forman parte de la naturaleza humana, forma parte de nosotros.

Dice Punset que el deseo termina siendo “el portavoz de uno mismo”, y creo que tiene toda la razón. Si nuestras emociones tienen como base ese deseo que nos despierta el ver, oler, anhelar algo, está claro que, una vez que hemos despertado ese sentimiento, es el deseo el que toma las riendas de nuestro ser ante el estímulo que lo ha provocado, dejando, en ocasiones, fuera de juego al sentido común o a lo políticamente correcto. ¿O nunca habéis hecho algo, dentro de cualquier ámbito de vuestra vida, llevados por una fuerza invisible que os empujaba, y no habéis sabido explicar después el motivo por el que os habéis dejado llevar? Pues eso es el DESEO irrefrenable de poseer, hacer, decir algo, llevados de la mano del deseo de hacerlo.

Ni más, ni menos.

Estoy convencida, además, de que llega un momento en nuestra vida en el que paramos, nos sentamos, reflexionamos y nos decimos a nosotros mismos que, después de todo, aquello del libre albedrío (en su vertiente más psicológica) tampoco está tan mal, aunque pasado el tiempo nos arrepintamos de haberlo pensado o de habernos dejado llevar en un momento determinado. Pero, ¿qué sería entonces la vida, sino una sucesión de días, iguales unos a otros, si no sucumbiéramos de vez en cuando al tentador deseo de hacer o decir lo que quiera que nos ronde la mente?

Bss.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Águilas, mi Águilas.

https://m.facebook.com/elblogdeisaperez Mañana empieza una nueva etapa en la historia de Águilas, mi Águilas. Como toda ciudad cargada de historia, este rincón del Mediterráneo donde nací, me crié y me hice mayor, vivirá mañana uno de los días más importantes en la vida de una muy querida amiga, nuestra nueva alcaldesa. Lástima no poder estar allí para arroparla y vitorearla cuando jure su cargo. Afortunadamente, sé que va a tener con ella a mucha, mucha gente, apoyándola y agradeciéndole haber dado, una vez más, una muestra de generosidad al aceptar encabezar un cambio para nuestro pequeño paraíso convirtiéndose en la primera mujer que preside la alcaldía aguileña. Una vez más, Águilas, mi Águilas, hace historia. Mañana no se trata de aúpar a nuestra Mamen tratando de encontrar aceptación en aquellos que no votaron por este cambio. Mañana, según yo lo veo, se trata de comenzar a trabajar por llevar a cabo ese Gran Contrato por Águilas en el que su autora cree con los ojos cerrados y…

Sin título (I).

No sabía qué hacer… Si escribirle le parecía del todo inapropiado dado el resultado del último encuentro, llamarla por teléfono o hacerle una visita, le parecía aún peor. Aunque su corazón latía a mil por hora solo con pensar en ella, sabía que la última vez algo había levantado un muro entre ambos que ninguno de ellos iba a conseguir saltar a la primera. Se había complicado todo del modo más absurdo… Lentamente, las palabras que cruzaron aquel día bailaron ante sus ojos sin comprender cómo había sido capaz de decir tantas cosas de ese modo tan indolente. Entendía el enfado de ella, entendía que no quisiera volver a hablar con él y menos aún verle… Y tenía que admitir que el que había pronunciado las palabras que más dolieron, fue él.
“No vamos a volver a vernos, así evitaremos que pase nada. Esa es mi decisión y tienes que respetarla”. Punto.
“¡Tonto, tonto, más que tonto!”, se decía sin saber cómo arreglarlo. Llevaba algo así como un par de semanas esperando que ella diera el primer …

Sucedió al amanecer...

Desde un banco situado a escasos metros del lugar por el que ella pasaba, un hombre fumaba un cigarrillo, mientras pensaba enlo guapa que estaba esa mañana. El repiqueteo de sus tacones retumbaba en las paredes de la estrecha callejuela que cada mañana recorría de camino al trabajo, mientras pensaba en sus cosas. Ella siempre bromeaba diciendo que tenía un mundo interior muy extenso y entretenido y algo le indicaba que, posiblemente, era cierto. Sabía que no había ni un solo momento del día en el que no tuviera algo rondándole por la cabeza. Aún no la conocía del todo, pero estaba seguro de que dentro de ese cuerpo había aún muchas cosas por descubrir, la mayoría de ellas, muy del gusto de él. Por lo que de ella sabía, era capaz de estar totalmente concentrada en lo que hacía, al tiempo que una idea tras otra, un pensamiento tras otro, se iban sucediendo en esa cabeza que no paraba.
La mujer caminaba con la tranquilidad que le daba el no saberse observada. Su paso, tranquilo, dejaba v…